ginecologo-df

Una de las afectaciones ginecológicas más comunes que ocurre en las mujeres son los miomas uterinos, los cuales también son conocidos como leiomiomas o fibromiomas, estos son tumores benignos que se presentan en la pelvis de la mujer. Se estima que hasta el 70% de las mujeres pueden desarrollar miomas a lo largo de su vida, siendo máxima su incidencia en la quinta década de la vida.

Los síntomas que puede experimentar la mujer son muy distintos e incluso en algunos casos pueden ser nulos, pero entre los más comunes se encuentra la hemorragia genital, la cual muchas veces coincide con la menstruación, pero esto depende de la ubicación del mioma, ya que hay algunos que desencadenan mayores cuadros hemorrágicos incluso en periodos intermenstruales.

Cuando los miomas son de un volumen mayor también pueden provocar consecuencias como la compresión de la zona abdominal, lo cual ocasiona dolor y en algunos casos llega hasta comprimir los uréteres y ocasiona la dilatación de la vía urinaria.

Los miomas pueden afectar el útero en cuanto a su volumen y su función dependiendo en dónde se ubiquen. Existen algunos que pueden afectar la estructura del endometrio y producir fuertes hemorragias e incluso problemas de fertilidad.

Los miomas y su tratamiento para combatirlos es variado y dependerá de factores como su ubicación y tamaño,  pero pueden ir desde el uso de medicamentos hasta la intervención quirúrgica, si la mujer tiene que someterse a una cirugía ya existen opciones más prácticas y sencillas que la clásica operación, se trata de la laparoscopía.

La laparoscopía es un tipo de cirugía que realiza el ginecólogo para examinar órganos pélvicos, mediante el uso de un instrumento de visualización llamado laparoscopio. La cirugía también se usa para tratar ciertas enfermedades de los órganos pélvicos.

Esta es una intervención que tiene como principales ventajas eliminar los miomas conservando el útero, es menos dolorosa, no deja cicatriz, la recuperación es mucho más rápida y para aquellas mujeres que desean tener hijos es la mejor opción porque la fertilidad no se ve afectada.

Esta técnica permite ver la cavidad pélvica con la ayuda de una lente óptica, a través de una fibra óptica por la cual se transmite una luz para iluminar la cavidad, mientras que se pueden observar las imágenes del interior con una cámara conectada a la misma lente, además de que permite realizar al mismo tiempo la intervención quirúrgica y quitar los miomas, para introducir el aparato sólo se hace un incisión de no más de 1.5 centímetros.

En Centro Ginecológico somos un grupo de especialistas dedicado a cuidar la salud de la mujer y contamos con los mejores equipos para realizar cirugías laparoscópicas para eliminar los miomas. Contáctenos y comience a cuidar de su salud.