ginecologo-df

Se dice que la mejor edad para el disfrute sexual de una mujer es a partir de los 30 años.

El motivo por el que a esta edad aumenta el deseo sexual es biológico. Al acercarse la menopausia y, dado que sus óvulos están envejeciendo, necesitan tener más sexo para buscar más oportunidades de procrear, aunque no quieran ser madres.

Si bien hay un clímax, la realidad es que empieza el decremento de las funciones biológicas y orgánicas de la vagina. Por ello, es importante que comiences a cuidar de tu salud íntima.

 

Quizá durante los veinte sufriste periodos muy dolorosos, sangrados muy abundantes, dolor pélvico sin razón aparente, hinchazón y distención abdominal; pues, bien, ahora en los treinta es necesario que te hagas un examen pélvico para determinar si hay miomas. Tu médico te recomendará, si es necesario, una ecografía y, posteriormente el tratamiento para miomas.

  • Papanicolaou

Este examen se debe realizar desde los 21 años. Al llegar a la tercera década, es indispensable que pongas atención a tus resultados para prevenir cáncer de cérvix.

A diferencia de los veinte, a partir de los 30, estos exámenes deben realizarse cada tres años. De igual manera, es indispensable que vigiles si no hay anomalías en las células u otras lesiones como verrugas genitales (ocasionadas por VPH)

  • Infecciones vaginales

Aunque éstas son muy comunes entre las mujeres, es importante saber que, con el paso de los años, la flora vaginal va deteriorándose. Esto provoca que seamos más propensas a sufrir una infección vaginal por hongos o por bacterias.

Si detectas algún flujo anormal, consulta con tu médico, él / ella sabrán el tipo de infección y el tratamiento a seguir. No te automediques o uses duchas vaginales, pues pueden debilitar más tu flora vaginal.

Conforme nos acercamos a la menopausia, los niveles de estrógeno comienzan a decaer, por lo que los tejidos vaginales comienzan a debilitarse, las paredes se adelgazan, los músculos pierden fuerza y soporte. Esto origina que haya problemas de disfunción sexual, anorgasmia, resequedad e incontinencia.

Si bien este problema de salud no es de gravedad como el cáncer de cérvix, afecta a una parte de las mujeres mayores de 35 años. Si lo deseas, puedes someterte a una cirugía de regeneración vulvar.

Hoy en día hay procedimientos más sencillos, sin necesidad de una intervención quirúrgica y sin molestias mayores. Sólo consulta a nuestros médicos y te despejarán todas tus dudas. ¡Contáctanos!